Hechicería

En Shinoshima, la «magia» se centra única y exclusivamente en la interacción con los Espíritus.

Aunque antiguamente fue la causa de los males que se ciernen sobre el mundo, ahora se ha convertido en una de sus principales defensas.

Conjuros

La Hechicería se basa en la ejecución de Conjuros.

Los Soldados, y por tanto, los PJ, están instruidos en su uso, aunque cualquiera podría llegar a ejecutarlos. No sin riesgo.

En la actualidad solo se tiene constancia de cinco de ellos.

Barrera

Este hechizo permite crear barreras o campos de fuerza que impiden el paso de cualquier tipo de Espíritu. Además, anula algunas de sus capacidades si quedan atrapados dentro.

Exorcismo

Salvo que decidan abandonar voluntariamente el mundo, este conjuro es la única manera de expulsar a los Espíritus conflictivos.

Sellado

Permite «sellar» a un Espíritu dentro de un objeto.

Su uso está muy restringido, y salvo que la misión consista precisamente en sellar a una criatura, las directrices del ejército suelen imponer el uso de Exorcismo.

Canalizar

Permite extraer el poder de un Espíritu «sellado» para obtener temporalmente parte de sus capacidades sobrenaturales.

Por ello, dependiendo del tipo de Espíritu, el conjuro otorgará unos poderes u otros. 

Invocación

Permite “contactar” con el más allá y traer de vuelta a un Espíritu en concreto.

La invocación está totalmente prohibida y de hecho, es de los mayores crímenes que cualquier ciudadano puede cometer. En un principio, en Yosai no existen hechiceros capaces de realizarlo, pero no se puede saber con certeza.

Los seres invocados son totalmente libres y se desconoce si existen métodos de control más allá del Sellado o el Exorcismo.