Shinoshima

¡Power up! Volvemos al 100%

Hace ya cuatro meses desde la última actualización del blog. Teóricamente, esta falta de actividad en la web estaba justificada por una mayor dedicación a otras tareas. Tenía un trabajo y tenía que elegir a que aspectos del juego dedicaba mi tiempo libre.

Sin embargo, y pese a disponer de ese tiempo, el bloqueo creativo durante estos meses ha sido significativo. Ya sea por mi ritmo de escritura, un poco lento de por sí, o por las circunstancias en las que nos encontramos, no he conseguido llegar al punto en el que me gustaría estar a estas alturas.

Me he dado cuenta de que si quiero sacar adelante el proyecto tal y como quiero, necesito tener disponible todo el tiempo posible y tener la mente despejada. Algo, que desde Febrero, con el trabajo que tenía, no me era posible.

Y aquí viene la buena noticia.

Debido a circunstancias laborales que no vienen a cuento, vuelvo a estar en una situación en la que puedo centrarme en Shinoshima al 100%. Estaré, como mínimo, unos cuantos meses trabajando en ello en exclusiva.

Noticias y avances

Muy a mi pesar, la época en la que podía dedicarme a tiempo completo al proyecto, finalizó a comienzos de Febrero. Como consecuencia, una de las cosas que más se ha resentido, es el ritmo de las publicaciones en el blog. De hecho, muchas de las entradas del blog están ya obsoletas.

Al disponer de menos tiempo libre, he preferido dedicarlo a otros menesteres, como terminar de rematar el texto.

Versión Alfa

Voy a aventurarme a decir que el texto está «terminado». Al menos, lo que podría denominarse como una versión alfa del mismo.

Al final, se ha mantenido en unas 40.000 palabras. Durante Febrero, más que añadir nuevo contenido, me he dedicado a rescribir, o directamente borrar, las partes que no me convencían.

Como ya estoy contento con mi parte del trabajo, a partir de ahora, los cambios ya solo vendrán derivados, única y exclusivamente, por las conclusiones que saque de las partidas de testeo. Lo que no funcione se cambiará y lo que sí, se quedará.

Ilustraciones

A día de hoy ya cuento con 7 ilustraciones terminadas. Y ya estamos trabajando en la siguiente.

Además, es posible que en un futuro próximo, podáis disfrutar del proceso de creación de una de ellas a través de Twitch.

Raquel, la ilustradora, ha comenzado a emitir en su canal parte de los encargos que realiza. Y seguramente, emita alguno relacionado con Shinoshima.

Formato del manual

Esta decisión la tengo tomada desde hace bastante tiempo, pero creo que no la había hecho pública.

La idea inicial, es que la edición se asemeje, salvando las distancias, al de un tomo manga. Teniendo en cuenta las diferencias en cuanto al tipo de contenido, he optado, obviamente, por un tamaño mayor: un A5 (aunque también se publican mangas en A5, como la línea Máximum de Panini).

El interior será blanco y negro, con ilustraciones a media página o a página completa. Y la portada a color, intentando emular la de un tomo.

Ya he comenzado a hacer algunas pruebas de maquetación y el resultado me ha ayudado a reafirmarme en la decisión.

Planes de futuro

Mientras avanzo con la producción del libro, hay un par de cosas que tengo en mente a corto-medio plazo:

  • Comenzar a llevar Shinoshima a eventos y jornadas.
  • Empezar a elaborar una guía de inicio para distribuirla gratuitamente.

Y hasta aquí este mix de noticias.

No sé cuándo volveré a actualizar el blog, así que para manteneros al día, podéis cotillear la cuenta de Twitter.

La muerte en Shinoshima

Las aventuras de los PJ no tienen por qué terminar cuando estos mueren. Sus almas, podrán permanecer en Shinoshima tanto tiempo como quieran. O mejor dicho, puedan.

Una de las funciones del ejército es, precisamente, expulsar a los espíritus. Por lo que si bien, los PJ podrán continuar sus aventuras en su «forma espiritual», es posible que, tarde o temprano, tengan que enfrentarse a sus propios compañeros.

Muerte en Yosai

De hecho, es bastante común que las almas no abandonen Shinoshima a las primeras de cambio. Al fin y al cabo, muchos no son capaces de aceptar su “fin” y se niegan, en primera instancia, a dejar el mundo.

Esto no sería un problema, si no fuese porque esas almas libres se convierten automáticamente en una tentación irresistible para los demonios que acechan Yosai.

La sociedad está concienciada al respecto, y normalmente, son los familiares, amigos o allegados, los que intentan convencer al fallecido para que se marche. Se suele organizar para ello, un evento conocido como la Ceremonia de Despedida.

Ceremonia de Despedida

En ella, por muy rocambolesco que pueda parecer, el fallecido puede asistir a su propio “funeral”. Todos aquellos que quieran despedirse de él, pueden acudir al acto.

Una vez completada la ceremonia, el “homenajeado” puede exponer sus últimas palabras y tras ello, un sacerdote “bendecirá” su alma, enviándolo al otro lado.

Una bonita manera de llamar a un Exorcismo.

El papel del ejército

En última instancia, los espíritus desobedientes son localizados por el ejército.

Si tras negociar, se niegan a abandonar Shinoshima (con o sin ceremonia), los soldados tienen vía libre para expulsarlos y evitar así, los riesgos innecesarios que conlleva dejarlos libres.

Regresar a Shinoshima

Aunque es un Conjuro vetado en Yosai, parece ser posible traer «de vuelta» a un espíritu. Al estar prohibido, nadie ha tenido contacto con alguien que haya cruzado la línea y por tanto, no se tiene constancia de qué es lo que existe más allá de Shinoshima. Al menos, de manera oficial.

Se desconoce también, si la situación actual es reversible. Si es posible volver a restablecer el flujo de almas «normal», e impedir, dicho sea de paso, la entrada de otros espíritus a Shinoshima.